Formación

Por "formación" entendemos

El camino gradual de conocimiento y profundización de nuestra persona humana, de la persona de Cristo, la Iglesia, el carisma proprio y la espiritualidad paulina. Este itinerario es un proceso global y unitario que lleva a alcanzar el "para mí la vida es Cristo" en fidelidad dinámica y creativa, para construir la "comunidad en misión".
Se desarrolla en etapas, que abarcan todas las dimensiones de la persona: física, psicológica, espiritual, teniendo vivo el sentido de pertenencia, madurando en la identidad de mujer consagrada-Pía Discípula.

Discernimiento vocacional:

Período en el que la joven toma conciencia de la llamada a la vida consagrada. Descubre “Los signos vocacionales”

Postulantado:

Período de profundización de la llamada de Dios y de un mayor conocimiento de la Congregación.

Noviciado:

Permite a la Joven tener una experiencia más profunda y gradual de la persona de Jesús Divino Maestro, experimentando la vida consagrada y comunitaria del Instituto, para formarse en el espíritu y misión propia de la Congregación.